Reseña Histórica

New Image2Fue un pueblo totonaca. Durante el siglo XVI el poblado de San Martín Cosautlán fue una estancia dependiente de Ixhuacán. 
Por decreto del 27 de noviembre de 1884, se aprueban los convenios sobre límites entre los ayuntamientos de Cosautlán e Ixhuacán. 
El decreto del 23 de noviembre de 1950 estableció la denominación del municipio y su pueblo: Cosautlán de Carvajal, en honor del distinguido gobernante Lic. Angel Carvajal Bernal.
 
Cosautlán de Carvajal es un pequeño poblado ubicado al sureste de la Ciudad de Xalapa a una distancia de aproximadamente 47 kilometros por las carreteras que atraviesa las poblaciones de Teocelo, San Marcos, Las Puentes, Coatepec y la misma Xalapa, colinda con los municipios de Ixhuacan de los Reyes y Teocelo que en su similitud conservan un relieve enriquecido por la flora y la fauna.
 
 EXTENSIÓN TERRITORIAL
Cuenta con una superficie de 72.38 Km2, cifra que proporciona 0.10% total del estado.
 
LOCALIZACIÓN
Se localiza en la zona centro montañosa del Estado, en las coordenadas 19° 20′ latitud norte y 96° 59′ longitud oeste, a una altura de 1240 metros sobre el nivel del mar. Su distancia aproximada por carretera a la capital del estado es de 23.5 Km. 
 
OROGRAFÍA
El relieve del suelo presenta básicamente dos formas características: las zonas accidentadas que se localizan al norte, sur y este, y se integran por barrancas y lomas; y las semiplanos que se localizan al oeste y están formadas por lomeríos de escasa pendiente.
 
HIDROGRAFÍA
Se encuentra regado por pequeños ríos que son tributarios de los Pescados, Huitzilapa y de La Antigua.
 
CLIMA
Su clima es templado-húmedo-regular con una temperatura promedio de 19 °C; su precipitación pluvial media anual es de 1 mil 160.4 mm.
 
RECURSOS NATURALES
La vegetación y tierras de cultivo.
 
ECOSISTEMAS
Los ecosistemas que coexisten en el municipio son el de bosque bajo tropical perennifolio con especies como el guarumbo y jonote; donde se desarrollo una fauna compuesta por poblaciones de conejos, ardillas, tejones.
 
Gastronomía y productividad cosauteca
La gastronomía cosauteca de nuestros días evidencia la arraigada presencia de las culturas antiguas.

La sociedad actual de hoy aún consumen la famosa “salsa de sicas”, elaborada con hormigas gigantes que escapan de sus nidos en mayo y junio, tapizando calles y patios al amanecer. Estas singulares hormigas, llamadas “sicas” o “chicantanas” se descabezan y se les quitan las alas, se tuestan en comal al fuego, se muelen en molcajete de piedra se añade sal y un puñado de “chiles congos” verdes (extremadamente picantes) y se come con tortillas.

En temporada de febrero, se cosechan los pétalos de iquimite o “gasparitos”, que son unas vainas de un color rojo muy vistoso a las que se quitan los pistilos y se cuecen con agua; luego, se revuelven con huevo batido, trocitos de chile jalapeño verde y cebolla picada, y se fríen en aceite bien caliente, obteniéndose así las jugosas “tortas de gasparitos”.

En abril y mayo florecen los izotes, produciendo grandes y vistosos racimos de blancas flores de “palmitos”, que, al igual que los gasparitos, se cuecen y se preparan con huevo revuelto.

La actividad económica de la región es la producción de café, la cual es considerada una sustentabilidad que trasciende de generación en generación. La productividad comienza a finales de noviembre y termina a finales marzo. Esta actividad es llevada a cabo en un margen de pequeños productores.

También se cuenta con la producción de limón, y en ciertas regiones existe la creación de una bebida enigmática conocida como “aguardiente” el cual es hecho a base piloncillo. También se produce los famosos “compuestos” integrados con fruta de temporada los cuales pueden ser: café, naranja, míspero y el famoso de “azares”.